La educación física en Asturias
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.



 
PortadaÍndiceBuscarRegistrarseConectarse

 

 Lectura veraniega

Ir abajo 
AutorMensaje
freexuelo
Parlebás
Parlebás
freexuelo

Masculino Cantidad de envíos : 301
Localización : planeta tierra; al Este del Noroeste de una nación educativamente miope, políticamente bananera (lamentablemente sin república), económicamente mafiosa, científicamente mendiga, socialmente manipulable y aconfesionalmente cobarde
Fecha de inscripción : 29/07/2009

Lectura veraniega Empty
MensajeTema: Lectura veraniega   Lectura veraniega Icon_minitimeVie 14 Ago 2009, 2:22 pm

como marcho 2 semanas, e igual tengo mono de "ralladas e idas de olla varias", os regalo esta fragmento que toca colateralmente una función de la EF...¿cuál es?...envía tu respuesta al 5555, y entrarás en el sorteo de un balón Nivea, ja, ja, ja..., bueno, ahí va:
“La elegancia del erizo” (Muriel Barbery)
Diario del movimiento del mundo
Permanecer centrado en sí mismo sin perder el calzón


(…)”…si encuentro un movimiento bello de los cuerpos, a falta de una idea bella para el espíritu, entonces quizá piense que vale la pena vivir.

A decir verdad, esta idea del diario doble (uno para el espíritu, otro para el cuerpo) se me ocurrió ayer porque papá estaba viendo un partido de rugby por la tele. Hasta ahora, en esos casos yo sobre todo observaba a papá. Me gusta mirarlo cuando se remanga la camisa, se descalza y se arrellana en el sofá con su cerveza y su plato de salchichón para ver el partido, y todo en él clama: “mirad el tipo de hombre que puedo ser”. Al parecer no se le pasa por la cabeza que un estereotipo (el muy serio señor ministro de la República) más otro estereotipo (buena persona pese a todo y amante de la cerveza fresquita) dan como resultado un estereotipo al cuadrado. Pero bueno, resumiendo, que el sábado papá volvió a casa antes de lo normal, dejó tirada su cartera donde Dios le dio a entender, se descalzó, se remangó la camisa, cogió una cerveza de la cocina y se repanchingó delante de la tele diciéndome: “Anda, bonita, tráeme un poco de salchichón, por favor, que no me quiero perder el haka”. De perderse el haka, nada, tuve tiempo de sobra de cortarle las lonchas de salchichón y, para cuando se las llevé en una bandeja, todavía no habían terminado los anuncios. Mamá estaba sentada en equilibrio precario sobre el reposabrazos del sofá, para dejar bien clara su oposición a todo aquello (en la familia estereotipo, yo me pido ser la rana intelectual de izquierdas), y le daba la tabarra a papá con una historia complicadísima de no sé qué cena en la que había que invitar a dos parejas enfadadas para reconciliarlas. Conociendo la sutileza psicológica de mamá, un proyecto de ese calibre sólo puede dar risa. Bueno, total, que le llevé el salchichón a papá y, como sabía que Colombe estaba en su habitación escuchando su música supuestamente iluminada del siglo V, me dije: después de todo, por qué no, vamos a ver qué tiene que ofrecer este haka. Que yo recordara, el haka era una especie de baile un poco grotesco que hacen los jugadores del equipo neozelandés antes del partido. En plan baile intimidatorio de gorilas. Y que yo recordara también, el rugby era un juego pesado, con tiarrones que se tiran al césped sin parar y se levantan para volver a caerse y a arremolinarse unos sobre otros tres pasos más allá.

Los anuncios terminaron por fin y, después de unos letreros sobre una imagen de un montón de tíos cachas tumbados en la hierba, la cámara enfocó el estadio con la voz en off de los comentaristas, y luego un primer plano de los mismos (adictos al cassoulet) para después volver al estadio. Los jugadores hicieron su aparición en el terreno, y desde ese momento ya empecé a sentir una suerte de fascinación. Al principio no lo entendía del todo, eran las mismas imágenes que de costumbre pero producían en mí un efecto nuevo, como un cosquilleo, una tensión, un “estoy conteniendo el aliento”. A mi lado, papá ya se había pimplado su primera birra y se preparaba a proseguir en esa misma vena gala, pidiéndole a mamá, que acababa de despegarse del reposabrazos, que le trajera otra. Yo, como digo, contenía el aliento. “¿Qué ocurre?”, me preguntaba mirando la pantalla, y no acertaba a saber qué era lo que me estaba produciendo ese cosquilleo.

Se me hizo la luz cuando los del equipo neozelandés empezaron su haka. Entre ellos había un jugador maorí muy alto y muy joven. Era éste el que había atraído mi atención desde el principio, sin duda por su estatura primero, y luego también por su forma de moverse. Un tipo de movimiento muy curioso, muy fluido pero sobre todo muy concentrado en sí mismo. La mayoría de la gente cuando se mueve lo hace en función de lo que tiene alrededor. Justo en este momento, mientras escribo, Constitución pasa por delante de mí arrastrando la tripa sobre el suelo. Esta gata no tiene ningún proyecto en la vida y sin embargo se dirige hacia algo, probablemente un sillón. Y eso se ve en su manera de moverse: va hacia algo, y recalco el “hacia”. Mamá acaba de pasar en dirección a la puerta principal, se va a hacer la compra y de hecho, ya está fuera, su movimiento se anticipa a sí mismo. No sé muy bien cómo explicarlo, pero cuando te desplazas, de alguna manera ese movimiento hacia algo te desestructura: estás ahí y a la vez ya no estás porque ya estás yendo a otra parte, no sé si me explico. Para dejar de desestructurarse, habría que dejar de moverse por completo. O te mueves y ya no estás entero, o estás entero y no te puedes mover. Pero ese jugador en cambio, en cuanto salió al terreno de juego sentí con repecto a él una cosa distinta. La impresión de verlo moverse, sí, pero a la vez seguía ahí. Absurdo, ¿verdad? Cuando empezó el haka, yo sobre todo lo miraba a él. Saltaba a la vista que no era como los demás. De hecho, Cassoulet nº1 dijo: “Y Somu, el temible zaguero neozelandés, sigue impresionándonos con sus hechuras de coloso; dos metros siete, ciento dieciocho kilos, once segundos en los cien metros, ¡una monada de criatura, sí señor!”. Tenía hipnotizado a todo el mundo, pero nadie sabía exactamente por qué. Sin embargo, el motivo se hizo patente durante el haka: se movía, hacía los mismos gestos que los demás (darse palmadas en los muslos, aporrear el suelo rítmicamente, tocarse los codos, todo ello clavando los ojos en los del adversario con aire de guerrero nervioso) pero, mientras que los gestos de los demás se dirigían hacia sus adversarios y hacia todo el estadio que los estaba mirando, los gestos de este jugador permanecían en él, estaban concentrados en él mismo, y ello le confería una presencia y una intensidad increíbles. Y como consecuencia de ello, el haka, que es un canto guerrero, adquiría toda su fuerza. Lo que hace la fuerza del soldado no es la energía que emplea en intimidar al adversario enviándole un montón de señales, sino la fuerza que es capaz de concentrar en sí mismo, centrándose en sí, sin salir de sí mismo. El jugador maorí se convertía en un árbol, un gran roble indestructible con raíces profundas, que irradiaba una fuerza poderosa, de la que todo el mundo era consciente. Y sin embargo, uno tenía la certeza de que ese gran roble también podía echar a volar, que iba a ser tan rápido como el viento, a pesar de o gracias a sus grandes raíces.

Entonces, a partir de ese momento me puse a seguir el partido con atención buscando siempre lo mismo: esos movimientos compactos en que un jugador se convertía en su propio movimiento sin la necesidad de fragmentarse dirigiéndose hacia algo. ¡Y vi montones de ellos! En todas las fases del juego: en las melés, con un punto de equilibrio evidente, un jugador que encontraba sus raíces, convirtiéndose así en una pequeña ancla bien sólida que le daba su fuerza al grupo; en las fases de despliegue, con un jugador que encontraba la velocidad precisa al dejar de pensar en anotar, al concentrarse en su propio movimiento, y que corría como si estuviera en estado de gracia, con el balón pegado al cuerpo; en la exaltación de los pateadores, que se aislaban del resto del mundo para encontrar el movimiento perfecto del pie. Pero ninguno llegaba a la perfección del gran jugador maorí. Cuando marcó el primer ensayo para Nueva Zelanda, papá se quedó como atontado, con la boca abierta, sin acordarse de beber su cerveza. Debería haberse disgustado porque él iba con el equipo francés, pero en lugar de eso, dijo: “¡Vaya jugador!”, pasándose la mano por la frente. Los comentaristas eran un poco reacios a prodigarse en alabanzas, pero con todo tampoco lograban ocultar que acabábamos de presenciar algo verdaderamente bello: un jugador que corría sin moverse dejando a todo el mundo atrás. Eran los otros los que parecían hacer movimientos frenéticos y torpes, incapaces de alcanzarlo.

Entonces me dije: ya está, he encontrado en el mundo movimientos inmóviles; ¿vale la pena seguir viviendo por esto? En ese momento, un jugador francés perdió el calzón corto en un maul, y, de golpe, me sentí superdeprimida porque todo el mundo se desternillaba de risa, incluído papá, que se tomó otra cervecita para celebrarlo, a pesar de los dos siglos de protestantismo que han regido nuestra familia. Yo me sentía como si todo fuera una profanación.
Así que, no, esto no basta. Para convencerme serán necesarios otros movimientos. Pero, al menos, habré acariciado la idea de que sí valía la pena vivir…(…)
Volver arriba Ir abajo
robermaestro
Parlebás
Parlebás


Cantidad de envíos : 231
Fecha de inscripción : 01/10/2008

Lectura veraniega Empty
MensajeTema: Re: Lectura veraniega   Lectura veraniega Icon_minitimeLun 31 Ago 2009, 6:12 pm

Muy buena la lectura y recomendable.
Saludos.
Volver arriba Ir abajo
freexuelo
Parlebás
Parlebás
freexuelo

Masculino Cantidad de envíos : 301
Localización : planeta tierra; al Este del Noroeste de una nación educativamente miope, políticamente bananera (lamentablemente sin república), económicamente mafiosa, científicamente mendiga, socialmente manipulable y aconfesionalmente cobarde
Fecha de inscripción : 29/07/2009

Lectura veraniega Empty
MensajeTema: se acabó el verano...a engrasar la recortada...   Lectura veraniega Icon_minitimeLun 31 Ago 2009, 7:14 pm

Y muy reconfortante…; y se acaba agosto…; últimas horas de lecturas, últimos baños de mar, últimos anuncios de medicamentos para la cagalera y el estreñimiento veraniegos, ja, ja, ja…; mañana a funcionarrrrr!!!!; la verdad es que, aunque seleccioné este fragmento por “colateral con lo nuestro”, el personaje verdaderamente jugoso es el de la portera con la que, si rebuscamos y reflexionamos bien, los de EF podemos sentirnos identificados: pese a habernos ganado nuestro estatus en el cuerpo, aún veo inercias (propias y extrañas) ante las que, a veces, uno no sabe si restringirse a mostrar su lado “profe de gimnasia” y pasar inadvertido (como la portera) o, por el contrario, revelar (y rebelarse) ese perfil al que nuestros compañeros (psicopedagogos y Direcciones incluidos) deberían estar más atentos. Pocas veces nos veo presumir, a los de “jinasia”, en nuestros centros (institutos, sobre todo, por las carencias en formación psicopedagógica de los titulados de las otras áreas), de que somos los más capacitados (además de la nuestra, ¿en qué otra “Licenciatura, Ingeniería o Arquitectura” de las presentes entre nuestros compañeros de otras materias hay formación –y, en consecuencia, habilitación- psico-sociopedagógica?: sólo entre los psicopedagogos del Dpto. de Orientación, los cuales, pese a pertenecer al cuerpo de profesores, se vanaglorian de que una de sus conquistas laborales haya sido la de conseguir “salir del aula”… ) y privilegiados (“la clase de EF es un sociograma en movimiento”) para observar, corregir, orientar, encauzar y potenciar determinadas cuestiones…

Recuerdo una anécdota reciente en la que un compañero, al oírme cierto comentario sobre la estupendísima y muy recomendable película “La Ola”, comentó que “no era habitual escuchar a un profesor de EF pronunciar la palabra autarquía”, a lo que no pude hacer menos que reflexionar sobre si, aún hoy en día, como le sucede a la portera de “La elegancia del erizo”, tenemos entre nosotros (en los propios claustros) al enemigo, cenutrios que piensan (y están convencidos de ello) que, a determinada titulación y/o ocupación laboral, le corresponden determinados comportamientos, lenguajes, estilos de vida, inquietudes, etc…; quizá tendré que empezar a hablarles como a mi alumnado, recordándoles que, al igual que primero educamos personas y luego a alumnos de EF, nosotros somos primero personas y luego profesores de EF…

Saludos y buen comienzo de curso; os deseo a todos, por lo menos, satisfacción en vuestro trabajo (que no es poco); intentaremos ir lidiando con la nueva gripe A, la vieja discriminación salarial, y los asuntos varios con los que los gobernantes procurarán distraernos (en el doble sentido: diversión y desconcentración) de nuestra importante tarea (la que nunca evaluarán): educar a través de la EF.

Ahora, toca la última cañita de Agosto; mañana, la primera de Septiembre…
Volver arriba Ir abajo
Ivaneitor
Parlebás
Parlebás
Ivaneitor

Masculino Cantidad de envíos : 201
Localización : Xixón
Fecha de inscripción : 27/05/2009

Lectura veraniega Empty
MensajeTema: Re: Lectura veraniega   Lectura veraniega Icon_minitimeLun 31 Ago 2009, 11:20 pm

Aprovecho para recomendar, al igual que freexuelo, la pelicula "la ola". Buena para ver en casa y buena para sendas sesiones de tutoría con, por ejemplo... Bachilleres...
Volver arriba Ir abajo
http://www.efasturias.com
Contenido patrocinado




Lectura veraniega Empty
MensajeTema: Re: Lectura veraniega   Lectura veraniega Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Lectura veraniega
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La educación física en Asturias :: General :: General-
Cambiar a: