PortadaÍndiceFAQBuscarRegistrarseConectarse

Publicar nuevo tema   Responder al temaComparte | 
 

 HUMOR SIN MALOS HUMOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
freexuelo
Parlebás
Parlebás
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 301
Localización : planeta tierra; al Este del Noroeste de una nación educativamente miope, políticamente bananera (lamentablemente sin república), económicamente mafiosa, científicamente mendiga, socialmente manipulable y aconfesionalmente cobarde
Fecha de inscripción : 29/07/2009

MensajeTema: HUMOR SIN MALOS HUMOS   Mar 19 Ene 2010, 11:50 pm

Para congraciarme con vosotros por ser un agitador; ¡¡qué aguante tenéis!!:



Educación física en el aula. Usos tópicos

Daniel Rovira

Humorista

Monografía

Educación física

con «h» de «humor»



Aportación en la que se narran las experiencias del autor como estudiante de

educación física en las distintas etapas escolares, con un recorrido por los tópicos

y las situaciones más tradicionales de esta materia, con humor y una visión

crítica de esa realidad escolar.

Palabras clave: educación física, humor, tópicos.

Mil avances, dos mil ciencias aplicadas, tres mil mejoramientos tecnológicos

e infinitas horas de estudio son las que ha experimentado la educación

física en estos últimos treinta años. Sí, no vamos a negarlo. Pero

siempre llegará el individuo de turno que, al conocer de qué carrera

vienes, te diga: «¿Eres profesor de gimnasia?».

Son muchos los tópicos y las situaciones clásicas que hemos tenido

que «sufrir» los docentes de este amado campo, el de la educación física.

Y qué mejor manera de hacer un inocente y somero repaso de ellos que la

regresión: antes de ser profesores, hemos sido alumnos; antes que padres,

hijos. Para poder cerrar una puerta, antes tenía que estar abierta; toda

gallina fue antes un huevo, y se me ocurren mil ejemplos más; pero basta.

Hace poco, en una de las mil mudanzas que sufro en mi vida, desempolvé

un pequeño libro: un diario que escribí sobre las clases de gim…,

perdón, de educación física. Ahora lo leo y me río. Yo era aquel alumno

maldito: el antialumno. ¡Qué buena cosecha fuimos, los del ochenta!

Tenéis dos opciones: sufrir o disfrutar. He aquí unas cuantas píldoras de

las experiencias de mi etapa de alumno, hasta que tuve que elegir universidad:

Jueves 13 de septiembre de 1990: Hoy ha venido el profe de gimnasia

por primera vez. Ha entrado en la clase y se ha presentado. Ha dicho que

se llama Daniel. Lo teníamos que llamar Daniel o don Daniel. Ni Dani, ni

profe, ni maestro. Al final decidimos llamarlo don Dani. Don Dani no sabe

que aquí las pautas las marcamos nosotros. Al ser el primer día, ha estado

cinco minutos nada más y hemos tenido libre. Eso sí, nos ha dicho que los

jueves y los martes tenemos clases de gimnasia y es obligatorio llevar

chándal. Si alguien no lo lleva se le pondrá una falta, a no ser que traiga

una justificación médica de que está malo. Qué suerte que mi tito sea médico

de cabecera.

Martes 18 de septiembre de 1990: Ha llegado don Dani. Nos ha soltado en

la pista un balón de fútbol y una pelota de rítmica. Se ha organizado una extraña

selección natural. Chicos al fútbol. Chicas al balón prisionero. ¿Dónde

está escrito esto? ¿Es como una especie de bula papal y yo no me he enterado?

A mi me apetecía jugar al balón prisionero, pero no me atreví.

Jueves 20 de septiembre de 1990: Mi madre echó a lavar el chándal ayer y

aún no está seco…: he ido en vaqueros. Don Dani me he regañado y me ha

puesto una falta. Esta tarde toca visita a casa de mis titos.

Martes 30 de noviembre de 1990: Han venido unos señores para hacernos

unas pruebas para un campus de especialización temprana (con lo poco que

me gusta a mi madrugar) de baloncesto. Al final han cogido al jirafo, que machaca

en las de minibasket. ¡Buah!, con lo patata que es jugando al fútbol.

Martes 8 de enero de 1991: Mi madre me compra un chándal nuevo Adudas.

Ya no tengo la excusa de que el que tenía estuviera mojado.

Jueves 23 de febrero de 1992: Está lloviendo y el gimnasio está en obras.

Dicen que vamos a dar una clase de teoría de gimnasia en el aula. ¿En el aula?,

¿teoría?, ¿me pondrán ahora falta por no llevar vaqueros?

Martes 14 de abril de 1993: Don Dani ha caído enfermo. Dicen que tardará

en volver de dos a tres semanas. La profesora de lengua es quien nos da ahora

el balón en la hora de gimnasia. Nos dice que calentemos antes los tobillos.

Qué tontería.

Martes 21 de septiembre de 1993: Virginia ha venido «muy cambiada» de

este verano. Creo que me he enamorado. No tiene nada que ver con la gimnasia,

pero me ha acelerado el corazón.

Jueves 15 de diciembre de 1993: El Gutiérrez, tripitidor, ha suspendido hasta

la gimnasia. Yo creía que eso era una frase hecha y que era imposible. Pues

sí, se puede suspender gimnasia. Y también religión… El Gutiérrez este es ya la

leyenda del cole.

Martes 13 de junio de 1994: Llega el verano, las vacaciones y, el último día,

Olimpiadas. Don Dani ha escogido a los mejores. Los gorditos, los gafotas y

Gutiérrez, que estaba castigado (su estado natural), no han participado. Sólo

juegan los mejores (lástima, el gordito es un porterazo… y Gutiérrez intimida).

Como el ajedrez no es un deporte olímpico, los gafotas se quedaron con

las ganas.

Yo sólo participé en el soga y tira… que, para el caso, me hubiera sentado con

el resto. Además perdimos. Contra las niñas. Ellas eran más. Bueno… yo no tiré

todo lo fuerte que podía…: en frente tenía a Virginia. Me dejé ganar.

Viernes 23 de septiembre de 1994: Estamos en el instituto. Aquí la cosa

cambia. Hay hasta tres profesores de gimnasia. Me ha tocado uno vasco…, es

muy majo y viene sin afeitar. Se llama Íñigo y dice que lo llamemos como

queramos. Yo lo llamo Iñaki, pero sin querer… asocio fonéticamente.

Miércoles 30 de septiembre de 1994: Iñaki nos pasa unos folios y ahí tenemos

que apuntar los resultados de unas pruebas. Flexibilidad, fuerza, salto y

resistencia. Nos dice que tendremos que hacerlo a principio de curso, a mediados

y al final. Le hemos pillado el truco. Al principio nos apuntamos marcas

mediocres para luego poder subirlas. Nos la sabemos todas.

Miércoles 19 de diciembre de 1994: Nos vuelve a pasar el folio para volver

a apuntar las marcas y la progresión en flexibilidad, fuerza, salto y resistencia.

No consigo llegar a las marcas mediocres…

Viernes 12 de abril de 1995: Unidad didáctica de balonmano. La primera

vez que juego a ese deporte. No me la pasan. Manotazo en la cara. Pelotazo

en mis partes. No me la pasan. Me doblo un dedo. Manotazo en la cara. He

metido un gol (propia puerta). Me doblo otro dedo. Manotazo en la cara (ya

van tres). Me empieza a gustar este deporte.

Miércoles 17 de abril de 1996: Clases de defender en balonmano. Me coge

Iñaki de ejemplo y me explica. Cuando el tirador pase al compañero, tú te vas

a uno de los lados (donde hay conos situados), le das la vuelta al cono y defiendes

en desventaja posicional. ¿Entendido? Entendidísimo. El tirador pasa

al compañero y yo salgo corriendo para uno de los conos, lo cojo e intento

darle la vuelta. Me meten gol. Yo sigo intentando darle la vuelta y grito: «Profe…

el cono bocabajo no se tiene». Iñaki me echa de clase por listo. Creo que

no entendí bien el ejercicio.

Miércoles 21 de junio de 1996: Mis padres van a tutoría. Tengo unas notas

regulares. Saqué un MD (muy deficiente) en educación física. Mis padres conocen

al profesor y lo felicitan y le dan las gracias. Estaban muy orgullosos de

que me hubiera puesto en la nota un «Muy Deportivo».

Educación física con «h» de «humor»

Lunes 25 de septiembre de 1997: El profe nos dice que tenemos que hacer el

test de Cooper. No sé qué es. Una hora más tarde, ya sé lo que es. Lo sabré para toda

la vida. Iñaki dice que eso se llama flato. Yo creo que me apuñalaron y no lo vi.

Miércoles 12 de octubre de 1997: Iñaki nos habla de la expresión corporal.

Dice que vamos a aprender bailes del mundo. Creemos que Iñaki no está bien

y que necesita ayuda. Ya llevábamos un par de años sospechando.

Lunes 17 de octubre de 1997: La fama cuesta.

Miércoles 19 de octubre de 1997: Mi grupo tiene que hacer una coreografía

para la semana que viene. Quedamos todos en mi casa. Mis padres no lo

entienden. La idea de los tutús me pareció buena.

Lunes 12 de junio de 1998: He recibido las notas. Las he aprobado todas. Al

final Iñaki me puso un notable. Llega el momento de elegir universidad. Lo

tengo claro. Quiero ser profesor de gim…, perdón, de educación física.



Daniel Rovira

Humorista

cuentarovira@hotmail.com

Este artículo fue solicitado por TÁNDEM. DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN FÍSICA en junio

de 2009 y aceptado en octubre de 2009 para su publicación.
Volver arriba Ir abajo
Miguel Sariego
Parlebás
Parlebás
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 182
Fecha de inscripción : 29/04/2009

MensajeTema: Re: HUMOR SIN MALOS HUMOS   Miér 20 Ene 2010, 10:28 pm

Muy bueno
Volver arriba Ir abajo
 
HUMOR SIN MALOS HUMOS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» cambios de humor
» Cómo superar los sentimientos malos durante un trabajo
» “Como superar malos momentos y conflictos”
» Tenemos sentido del humor los cristianos?
» Humor Canario... ¿Qué me pasa doctor?..

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La educación física en Asturias :: General :: A vueltas con la educación física-
Publicar nuevo tema   Responder al temaCambiar a: